Noticias‎ > ‎

Semana Santa 2017, Reflexión

publicado a la‎(s)‎ 13 abr. 2017 11:17 por Soporte Casap


Romanos 5:10

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.

 

Durante estas fechas se celebra una fiesta religiosa, Se trata de la celebración de los últimos días de permanencia física del maestro Jesús de Nazaret, ya sea en colegios, e iglesias o algún grupo especial, pero su importancia radica por la manera en que él eligió vivir en práctica sus enseñanzas, aun ante las situaciones tan adversas que rodearon su partida.

Los últimos días de Jesús de Nazaret en la tierra estuvo rodeado de grandes pruebas y dificultades, que cualquier ser humano creería poder ser capaz de soportar, pero aun así el gran maestro demostró mediante su ejemplo, la grandeza que puede alcanzar el ser humano cuando está en comunión.

Otro ejemplo que dio Jesús durante estos días, es el de mantener la dignidad de enfrentar las mayores tribulaciones, el perdonar, el comprender la debilidad del prójimo, de saber enfrentar los mayores retos, de comportarse compasivamente con sus mayores enemigos.

Su fidelidad a sus ideales ante las mayores tentaciones, tal vez su mayor ejemplo fue el de mantener la confianza en Dios aun a costa de su propia vida, mediante la fe de la supervivencia del alma más allá del plano material.

La existencia de Jesús tuvo un alto propósito, mostrarnos una vida dedicada a cumplir la voluntad de Dios manifestada en servir a la humanidad.

Una vida tan ejemplar como la del gran maestro que nos invita a la reflexión sobre nuestro comportamiento para con nuestros semejantes, nuestra actitud ante las situaciones cotidianas y la manera en que pudiéramos mejorarlas si existiera un compromiso personal y serio, para así permitir que el reino de los cielos se manifieste aquí en la tierra, como una vez lo predijo Jesús.

Estos días son ideales para recordar las enseñanzas de este sublime gran maestro, su amor y la compasión estableció en nuestros corazones un estilo de vida, para poder establecer un patrón a seguir en armonía con las lecciones aprendidas de esta semana santa, el mayor rescate que hizo por nosotros fue tomar mi lugar para poder tener vida eterna, ahora mi manera de contribuir al enaltecimiento de un Dios vivo es poner en practica cada día las enseñanzas de Jesús, no solo el mes de semana santa, sino que todo los días en oración por otros.

 

Pastor Luis Lillo.


Comments