Dirección‎ > ‎

Bienvenida 2014


SALUDO A LA COMUNIDAD EDUCATIVA

La Dirección hace llegar un saludo a todos aquellos alumnos y padres que optan por nuestro modelo educativo, este, basado en las Sagradas Escrituras, se define integrador de todas las áreas de la persona humana.

a.- Respecto de lo corporal y fisiológico podemos declarar…”la mente y el alma hallan expresión por medio del cuerpo, tanto el vigor mental como espiritual dependen en gran parte de las fuerzas y las actividades físicas….Sin salud, nadie puede comprender en forma clara ni cumplir completamente sus obligaciones hacia sí mismo, sus semejantes o su Creador. Debiera cuidarse fielmente la salud física tanto como el carácter. (Ed.195).

El Señor ha escrito en cada nervio, músculo y fibra del cuerpo las leyes que gobiernan nuestro organismo. Toda violación a esas leyes, cometida por descuido o con premeditación, es un pecado contra nuestro Creador. (Ed.196). Mediante una figura hermosísima e impresionante, la Palabra de Dios muestra en qué consideración tiene él nuestro organismo físico y la responsabilidad que tenemos de conservarlo en la mejor condición:” ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?.

Quienes toman conciencia del valor de su organismo tendrán buenos hábitos de alimentación, de ejercicios, habilidades prácticas, uso correcto de vestuario, adecuado descanso, abstinencia de tóxicos y temperancia en todas las áreas de la vida.

b.- El desarrollo de una cosmovisión espiritual debe considerar que Dios ha provisto en su Palabra los medios necesarios para el desarrollo mental y espiritual. (ED.123)

En su vasta gama de estilos y temas, la Biblia tiene para interesar a cada mente y atraer a cada corazón…Contiene la más profunda filosofía, la poesía más dulce y sublime, apasionada y patética…los escritos de la Biblia son inconmensurablemente superiores en valor a las producciones de cualquier autor humano,…son de alcance infinitamente más amplio y de valor infinitamente mayor. (ED:125)

El tema central de la Biblia….es el Plan de Redención….La elevación del hombre, el poder de Dios, “que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.” (Ed.126). La Ciencia de la redención es la Ciencia de las ciencias, motivo de estudio de toda criatura,…la Ciencia que penetra en el propósito nacido de la mente del Ser infinito…oculto desde los tiempos eternos (ROM.16:25). Pero dado a conocer en la persona de Jesucristo en quien reside la sabiduría del Eterno que invita al ser humano a seguirlo y contemplarlo en sus buenos pensamientos y sentimientos.

c.- En relación a la cultura mental y la voluntad, “la verdadera educación reconoce el valor del conocimiento científico o literario, pero considera que el poder es superior a la información, la bondad al poder y el carácter al conocimiento intelectual”. (Ed.225)

La facultad de distinguir entre lo bueno y lo malo sólo se puede obtener mediante la dependencia del Señor….Se nos dio la razón para que la usáramos, y el Altísimo desea que lo hagamos. “Venid…y estemos a cuenta…” (Isaías 1:18) Es necesario expresar a Dios nuestro deseo de alcanzar sabiduría, y nuestro lenguaje debe ser puro, bondadoso y veraz, por lo tanto: ”Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. (Filipenses 4:8)

d.- Las relaciones humanas de calidad deben conducir a una socialización basada en el valor de cada ser humano, la importancia de este argumento está basada en la propuesta del Evangelio “amarás al prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39). El más valioso tratado acerca de la cortesía en las relaciones humanas que jamás se haya escrito, es la instrucción dada por el Salvador, mediante la manifestación del Espíritu Santo por medio del apóstol Pablo: “ El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor (de Dios) nunca deja de ser.

En atención a estos postulados, la educación Adventista y este establecimiento en particular, está dirigiendo todos los esfuerzos a plasmar en nuestros educandos la hermosa experiencia del Hijo de Dios. “ Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres” (Lucas 2: 52)

Bendiciones y felicidad para cada uno de ustedes.

Gustavo A. Jiménez Lagos.

Director.